domingo, 8 de febrero de 2009

Retiro espiritual en Las Grutas - Río Negro

Informe del Retiro Espiritual del 28 al 30 de Noviembre

El viernes 28 de Noviembre fueron llegando 15 mujeres de diversos lugares al campamento en el Camping de la Mutual de la Policía. Cenamos todas juntas y celebramos el primer devocional en medio de una gran alegría y expectativa.
El sábado, ya de muy temprano las chicas se fueron despertando, y algunas se aventuraron a caminar junto al mar. A las 8 hs. celebramos el devocional de la mañana, y después tomamos un rico desayuno, preparado por los cocineros, Walter y Miguel, que nos esperaba para comenzar el día con energía.
Comenzamos con el análisis del Salmo 139 en cuatro grupos, en donde se reflexionó acerca del cuerpo, ¿qué significa mi cuerpo para mí? ¿para qué lo uso? ¿mi cuerpo también es para los demás? ¿de qué manera?
El plenario fue muy rico, ya que surgieron reflexiones muy profundas acerca de la importancia de ser valorizadas, del agobio y la violencia al que somos sometidas a diario, por el hecho de ser mujeres, y también la necesidad de ser nosotras mismas y de buscar liberarnos de las cargas que la sociedad (aún muy machista) nos ha impuesto. Se habló acerca de violencia doméstica, de la violencia laboral, de la “cosificación” o de ser objeto en una sociedad en donde tomo se consume, de culpas que sentimos y demás cuestiones que a la larga nos enferman y nos obsesionan provocando depresión, anorexia, etc.
Después de una pausa, escuchamos la historia de Aurelia, una mujer dominicana, que a través de engaños, terminó trabajando como prostituta en las afueras de La Plata. Nuevamente en grupos, las mujeres hablaron acerca de las impresiones, y debatieron el tema en base a al siguiente cuestionario: ¿quién fue el responsable de lo que pasó? ¿se pudo haber evitado? ¿cómo? ¿podríamos nosotras caer en una situación similar, ser engañadas? ¿hay una diferencia entre nosotras y Aurelia? ¿fue el cuerpo de Aurelia lo que provocó la situación? El tema provocó sentimientos encontrados entre las participantes, ya que sentían que era demasiado duro, y que en vez de “desenchufarlas”, les provocaba angustia y las ponía en alerta.
Aunque algo tarde, compartimos un muy buen almuerzo de manos de los cocineros. No faltaron la charla y las risas en esta ocasión… y el “desenchufe” vino igual.
Después de un merecido descanso, nos reencontramos a las 15:30 hs. en donde se presentó una dinámica llamada: “el juego del ovillo”. Las participantes se tiraban con un ovillo multicolor mientras “hilaban” una historia, cuya consigna era que debía ser una historia posible, realista y con algún episodio de abuso, violencia o alguna otra cosa que había aparecido en los talleres de la mañana. Del ovillo nació una historia sumamente cruel de una adolescente con un violinista (aparece en otro archivo adjunto). Después de armar una red entre todas, a la vez que volvían a “ovillar” la lana, cada participante proponía alguna solución o recurso para evitar, o para ayudar a las víctimas de abuso y violencia. (ver archivo adjunto) Fue una hermosa experiencia que no se lograba “cortar”, por lo que se siguió hablando durante la caminata junto al mar. Ya eran las 18 hs. y queríamos ver el mar de día.
Al volver de la caminata compartimos una merienda con pan dulce, budines, garrapiñadas, almendras y turrón, tés de varios tipos o café. La charla en la mesa siguió alegre y animada, y, como todo estaba muy rico, no quedaron ni las migas.
Todas las sensaciones, debates, reflexiones y sentimientos debían bullían, y necesitaban salir del interior de las participantes, necesidad que se vio plasmada a la hora de la expresión plática, que consistió en la elaboración de una bandera o estandarte con el tema del retiro. Pintar sobre tela no era algo que todas sabían, pero fue muy divertido: mezclar colores e ideas, y el resultado… buenísimo (ver archivo adjunto).
La cena fue algo diferente e inesperado. Las participantes tuvieron que “enroscar” la masa al palo y cocinarlo al fuego y en el hueco cabía una salchicha. ¡Qué bueno volver a ser niñas y revivir los campamentos de antaño! Para algunas, fue su primera experiencia de asar y comer el pan de palo.
Ya a la hora del fogón, los ojos se amenazaban con cerrarse por el cansancio, pero fue divertido ver “Almorzando con Mirta Legrand”, con la visita de Cristina Fernández, Elisa Carrió y Chiche Dualde; también el enano Gula-Gula hizo su aparición, historias, anécdotas, reflexiones y una poesía fruto de las vivencias del retiro (ver archivo adjunto). Después cantamos algunas viejas canciones, ¿la que mejor salió? “Yo en mi casa y ella en el bar”. La noche terminó con un devocional, con el cuerpo cansado, pero el corazón cantando.
El domingo fue duro despegar de la sábana, pero igualmente algunas mujeres disfrutaron del último devocional, que las preparaba para el final y la despedida, que a esa altura, nadie deseaba. El grupo se había consolidado, y se notaba.
El desayuno resultó demorado, pero fueron llegando todas.
Algo más tarde de lo previsto se trabajó el último texto Ro. 12:4-13, nuevamente en los grupos. La consigna era: Somos todas diferentes, y todas hemos nacido provistas de dones valiosos, entonces: ¿qué don tengo yo que me permite mejorarme cada día y brindarme a los demás?
¿cómo se complementan nuestros dones? ¿se podría hacer una red de contención para que ninguna de nosotras peligrara en nuestra integridad y sirviera también para otras personas en situación de riesgo?
Descubrieron que cada una, con sus dones, puede hacer pequeños cambios, que el hecho de pertenecer a comunidades diferentes y alejadas entre sí, les permitiría trabajar el tema en las comunidades y luego formar una red, que juntas se pueden apoyar mutuamente, fortalecerse y ser útiles a otras mujeres que no tienen la bendición de estar unidas a través del los hilos de Dios, a través de su amor, que las conectan y les permiten compartir las experiencias y los sueños.
Como todavía faltaba para que el almuerzo estuviera listo, se pudo hacer la evaluación, que en términos generales, fue positiva. Tal vez debería haber menos actividades organizadas y algo más de tiempo libre e improvisación, las participantes esperan un espacio para descansar y tomar un último impulso para llegar a fin de año con todo. También salió la fecha, el tema y la pastora a cargo de los estudios bíblicos para el próximo retiro. En el año 2009, el Retiro será nuevamente en Las Grutas, en los días 20 al 22 de Noviembre, el tema: “Mentiras, falsedad, manipulaciones, y otras yerbas”, a cargo de la pastora Cristina Lamotte. Como broche de oro, el almuerzo fue un asado deliciosísimo, con ensaladas de papas y lechuga y tomate. Los cocineros se ganaron un aplauso y un regalito: un repasador para que vengan el año que viene a lavar las ollas nuevamente y por supuesto ¡a cocinar!, porque nos encantó tanto su comida como su “onda”.
¡Muchas gracias a todas por su participación y sus ganas de experimentar cosas diferentes!

Estela Andersen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada