martes, 17 de abril de 2018

Mensaje de la Conferencia Ministerial Plenaria


Paraná 10-12 de Abril de 2018

A las Congregaciones de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata:

Los y las saludamos uniéndonos en las palabras del apóstol Pablo en su carta a los Romanos, que dice: “Les exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcan a ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo, agradable a Dios. Tal debería ser su culto espiritual. Y no se acomoden a la forma de pensar del mundo presente; antes bien, transfórmense mediante la renovación de sus mentes, de forma que puedan distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto.” Ro.12:1-2


Reunidos como Conferencia Ministerial Plenaria nos hemos dado un tiempo de encuentro y reflexión sobre las prácticas litúrgicas en las Congregaciones, que enriquecen la vivencia comunitaria de la fe, que sostiene su testimonio en el mundo ayer, hoy y siempre.

Es en ese mundo que hoy nos encontramos inmersos, en situaciones alarmantes. Quienes tienen el poder, buscan imponerse como sea y sobre quien sea, a fin de conquistar seguridades. En su violenta carrera pisotean instituciones democráticas, derechos laborales, sociales, económicos y ecológicos. Todo lo colocan a merced de sus mezquinos intereses, dejando al costado a muchas personas, víctimas de la injusticia, desigualdad, violencia y corrupción.

*Sabemos que las congregaciones de la IERP están en el mundo, porque es el lugar en donde el Señor las llamó a dar testimonio. En ellas el Espíritu Santo sopla creando frutos de amor, comunión y servicio, para que toda persona se sienta amada, aceptada y acompañada por la Gracia y Misericordia de Dios. Y si la liturgia que celebramos reafirma la identidad de comunidades que sirven a Dios y al pueblo, la realidad de nuestras sociedades rioplatenses nos desafía:
a rechazar toda injerencia autoritaria y oportunista de las instituciones democráticas
a comprometernos a asistir a las víctimas de la desigualdad, especialmente a los niños/as y adolescentes
a exigir y comprometernos al diálogo inclusivo que respete las diversidades
a apoyar el tratamiento y aprobación de la ley en Argentina que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo.
a apoyar a quienes, afirmados en la Palabra de Dios, se comprometen activamente en la defensa de los Derechos Humanos, la dignidad de los pueblos y el cuidado del planeta

Que el Señor Jesucristo, que es el camino, la verdad y la vida nos guíe; y que Dios nos fortalezca con la sabiduría del Espíritu Santo. Amén.

Amorosamente en Cristo Jesús

Cuerpo de ministros y ministras de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata
Reunidos/as en Conferencia Ministerial Plenaria


martes, 3 de abril de 2018

Culto de Pascua de Resurrección

Culto de Pascua de Resurrección, culto con Santa Cena, domingo 1º de abril de 2018, Templo de la Comunidad de Carmen de Patagones.




Culto de Pascua de Resurrección

Culto de Pascua de Resurrección, culto con Santa Cena, domingo 1º de abril de 2018, Templo de la Comunidad de Bahía Blanca.




sábado, 31 de marzo de 2018

Pascuas de Resurrección


Pasado el sábado, María Magdalena, María la madre de Santiago, y Salomé, compraron perfumes para perfumar el cuerpo de Jesús. Y el primer día de la semana fueron al sepulcro muy temprano, apenas salido el sol, diciéndose unas a otras: ¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro? Pero, al mirar, vieron que la piedra ya no estaba en su lugar. Esta piedra era muy grande. Cuando entraron en el sepulcro vieron, sentado al lado derecho, a un joven vestido con una larga ropa blanca. Las mujeres se asustaron,  pero él les dijo: No se asusten. Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el que fue crucificado. Ha resucitado; no está aquí. Miren el lugar donde lo pusieron. Vayan y digan a sus discípulos, y a Pedro: Él va a Galilea para reunirlos de nuevo; allí lo verán, tal como les dijo. Entonces las mujeres salieron huyendo del sepulcro, pues estaban temblando, asustadas. Y no dijeron nada a nadie, porque tenían miedo.” Marcos 16,1-8
El temor paraliza. El miedo entumece nuestros miembros y nos impide seguir camino, o ver la realidad que nos rodea que es lo mismo. A veces ocurre que la realidad que no queremos ver es la nuestra. Tomar conciencia digamos. El temor no solo paraliza sino que, también, somete. El miedo muchas veces nos hace sumisos, y, otras tantas, nos vuelve paranoicos. Uno teme aquello que desconoce, que apenas percibe, aquello que le es extraño, lejano. Pero también teme aquello que conoce y le duele. Aquello que le encarcela y aprisiona. Se teme el golpe cuando se espera la caricia. El escupitajo cuando se requiere del beso y el abrazo. Temor y miedo que van de la mano. Que son productos de la violencia de años, de siglos. Resultado nefasto de la supremacía de los poderosos. Violencia de ricos para con los pobres, de padres para con los hijos, de varón para con la mujer. Violencia estructurada, violencia acostumbrada, violencia traspasada generación en generación. Teme la mujer. La niña / adolescente / joven / adulta / anciana. Teme luego de tanto oscurantismo y machismo. Ahí están los dedos acusadores, la violencia sustentada en ideologías e interpretaciones sospechosas. Teme la mujer. Teme porque solo ella es condenada a morir a pedradas. Teme porque sabe que puede ser despedida del lecho conyugal por cualquier motivo. Teme porque es abusada, golpeada. Mujer violada y violentada. Mujer cosificada. Mujer objeto y no sujeto, mujer que ha sabido muchas veces en su vida de silencio y frialdad. Y lo tiene tan internalizado, tan metido en su vida, en su cuerpo, en su sangre, que se le escapa la comprensión del misterio de la cual es testigo: ¡Ha resucitado!  No lo comprenden porque, ahora en que se comenzaban a ver a sí mismas como personas, ahora es cuando el temor regresa, vuelve el miedo a hacerse presente. Han asesinado a Jesús. Le han colgado de la cruz. Vuelve a hacerse presente la supremacía de los poderosos. Vuelve la violencia de los ricos para con los pobres, de los padres para con los hijos, del varón para con la mujer. Y tanta violencia de años y de siglos no ha sido en vano. Éstas que habían vuelto a la vida, acuden ahora a visitar un muerto. Tanto es su penar y su pesar. Tanto es el temor que las encadena. Tanto es su miedo, que no alcanzan a entender el misterio: Ha resucitado, no está aquí. Van en busca del crucificado, y se encuentran ahora con la piedra corrida, el sepulcro vacío, el anuncio del mensajero, del envío. Allí donde suponían reinaba la muerte, reina ahora la resurrección y la vida. Y estas mujeres, hasta entonces también muerta, silenciosa y olvidada, reciben la llamada. Vayan y digan. Pero… es tanto el peso, tanta la carga. Son días, años, siglos enteros de opresión. Vidas enteras de silencio y olvido. Tanto, que huyen asustadas del sepulcro. Tanto, que tienen miedo y no dicen nada. ¿Quién les creería? ¿Quién confía en la inocencia, en la no culpabilidad, de tantas mujeres abusadas, violadas, maltratadas, ultrajadas? ¿Quién les quitara el peso que a sus vidas significa la piedra del sepulcro? Y en medio de tantas preguntas surge la respuesta: Aquél que les tomara la mano, aquél que enderezara sus caminos. En medio de la obscuridad más absoluta, irrumpe la luz. A partir de ahora, esta niña / adolescente / joven / adulta / anciana, mujer violada y cosificada, mujer objeto. A partir de ahora, serán trasformadas, restauradas, revividas. Puestas al servicio del reino, a pesar aún de sus miedos y temores. A pesar aún de su silencio jamás podrá callar el milagro obrado en sus vidas por Jesús.  Porque en medio de la realidad de pecado presente en el mundo. En medio de una realidad que nos habla de tantas mujeres que sufren violencia y maltrato físico, sexual y psicológico a lo largo de su vida. De una realidad que nos habla de que tres de cuatro mujeres víctimas de trata lo son con fines de explotación sexual. Que nos habla acerca de un promedio de un femicidio cada treinta horas, de mujeres apuñaladas, golpeadas, estranguladas, incineradas, asfixiadas, ahorcadas, de más de diez violaciones por día. En medio de todo esto, se levanta Cristo ¡el resucitado!  Esta mujer, al igual que María Magdalena, María la madre de Santiago, y Salomé. Son invitadas ahora. A ser testigos del que vive. A levantarse y vivir. Ya no muerta, jamás muerta, sino resucitada a la luz clara, plena, libre para siempre de tinieblas. Llamada al despertar de un día nuevo, una vida nueva. Llamadas y enviadas por Jesús a estar vivas. No más inmóvil, sino transitando el camino cada día. Ya no en silencio, sino alzando la voz y los pañuelos por quien calla todavía.   Ya no en soledad, porque son muchas, compartiendo la marcha y la danza. Ya no olvidada, sino recordada y presente en sus palabras y gestos. Anticipando reencuentros y sonrisas como anticipo del reino. Amén.


viernes, 30 de marzo de 2018

Culto de Viernes Santo

Culto de Viernes Santo, culto con Santa Cena, viernes 30 de marzo de 2018, Templo de la Comunidad de San Martín.



Culto de Viernes Santo

Culto de Viernes Santo, culto con Santa Cena, viernes 30 de marzo de 2018, Templo de la Comunidad de Alpachiri.




Culto de Jueves Santo

Culto de Jueves Santo, culto con Santa Cena, jueves 29 de marzo de 2018, Templo de la Comunidad de Coronel Suárez.